Tu sitio Web no sólo debería ser un folleto digital, es decir, un simple catálogo de productos, precios y la descripción de la empresa. Internet te da la posibilidad de que sea mucho más: un canal en el que tu cliente tome la decisión de comprarte o, al menos, conocerte. Hay miles de formas de hacerlo pero gran parte de ellas se reúnen en las denominadas iniciativas ‘Call to Action’ o, en español: llamada a la acción. Detrás del nombre hay estrategias probadas para lograr que los interesados tomen la decisión de acercarse más a ti.

En la práctica, un Call to Action (CTA) no es más que un enlace o botón en nuestro sitio que invita a tomar una acción. Esta puede ser llamar por teléfono, comprar un producto o en instancias previas a la compra, dejar sus datos o descargarse un documento preparado para este fin. Aunque suene fácil, no lo es. Para lograr que el usuario se interese tenemos que generar que el botón o enlace sea visible, atractivo y que haya una recompensa o motivación para que la acción sea finalmente realizada.

Considera este ejemplo. Mariana es instructora particular de yoga y tiene una web donde describe sus servicios. Invierte en publicidad en Facebook y en buscadores. Tiene éxito aunque sabe que podría tener más alumnos. Entonces, decide sumar a su web un botón con su número de celular convocando a que la llamen. Además, invita a los usuarios a descargarse un pequeño libro electrónico de su autoría; gratuito, que para leerlo hay que dejar el e-mail. Conclusión: casi duplicó las consultas de interesados. Por un lado, el botón para llamarla logró captar la atención en el momento exacto en el que los alumnos estaban averiguando. Por otra parte, unas 30 personas dejaron su mail la primera semana y, luego de leer el libro, unas cinco se anotaron en los talleres.

‘Llamada a la acción’: cómo aprovechar tu sitio para vender más

Cómo idear el botón perfecto

Los expertos en marketing digital aseguran que no existe la receta para hacer una llamada a la acción infalible y todos recomiendan experimentar hasta encontrar la fórmula que cuadre para el negocio y sus clientes. Antes de escribir el mensaje y pensar en qué acción propondrás, es clave pensar quién es el público objetivo. Mariana, por ejemplo, quería completar las alumnas en su clase para embarazadas. Su libro digital, de sólo 15 páginas, incluía un capítulo para las futuras madres. Entonces, contrató AdWords para quienes busquen “yoga para embarazadas” en Google y decidió sumar un apartado en su Web que decía “Descarga la guía de meditación para futuras mamás”. Tuvo éxito: con $ 500 de inversión logró cinco nuevas alumnas.

El ‘copy’, como se suele llamar el texto en una pieza publicitaria creativa, también es muy importante. Debe resumir el mensaje que se quiere dar en forma clara, simple y directa. En el caso de la profesora de yoga, antes del botón, sumó el siguiente mensaje “¡Vive mejor tu embarazo con yoga!”. Otros componentes claves de un buen CTA es el diseño y la ubicación de esta llamada a la acción. El aviso de AdWords de Mariana, por ejemplo, se dirigía a una página de destino, en la que sólo se mencionaban los cursos para embarazadas. El botón encabezaba la sección.

Las llamadas a la acción pueden usarse para generar prospectos, cerrar ventas, promocionar un evento o incluso incentivar a que los usuarios compartan cierta información. Otra de las acciones más utilizadas y de probada eficiencia es una que también supo usar con éxito Mariana: colocar en un lugar visible el número de teléfono. Esta técnica es cada vez más apreciada porque casi 4 de cada 10 accesos a páginas web en el país son a través de teléfonos móviles. Un tipo especial de esta acción es el llamado ‘click to call’, en el que el botón para llamar está en los mismos resultados de Google.

Las llamadas a la acción son una táctica exitosa si se combinan con otras acciones de marketing como AdWords y Facebook Ads. Desde gurú te invitamos a analizar éstas y otras soluciones para que tu pyme siga en el camino del crecimiento. Para descubrirlas, haz clic aquí.